Bares

Lobby Lounge Bar (del Hotel Hilton)

Tranquilo y confortable, este snack bar es idóneo para el trago de negocios o la charla de intención ligadora y exclusiva. Su media luz y su barra brillante le dan distinción. Sus martinis de mil sabores son la especialidad. Los martes, jueves y viernes, de 15 a 19 horas, hay jazz en vivo, y es cuando mejor se está. Un lounge que Paris Hilton como anfitriona te recomendaría para antes de reventar.

Horario: Lunes a domingo de 15 a 1 horas.

Sitio web: http://www.hilton.com

El Cielo de Cortés (Terraza Bar del Hotel de Cortés)

En la azotea de lo que fue una hostería en el siglo XVII, con tech-house a todo lo que da, esta terraza recuerda los bares lounge de inicio de los dosmiles o un club de playa: piso de madera, esferas luminosas, fogones, camastros, sushi. La asistencia es turística, fresona y ejecutiva. La coctelería es lo suyo, y el de la casa se llama “Pasión de cielo”.

Horario: Jueves a sábado, 18 a 2 horas; valet parking.

La Hermosa Hortensia

La sola ubicación de esta pulquería, creada en 1936, ya la hace estar de lleno en la fiesta desde temprano, sobre todo viernes y sábados. Aun así, sus encargados cuidan mucho a la concurrencia y procuran que el ambiente sea familiar. Y ciertamente, aunque el pulque cometa sus estragos entre jóvenes y adultos, es tranquilo: la música y la algarabía llegan como un rumor alegre desde la plaza, y eso es suficiente. Prueba los curados de cacahuate, piñón y nuez.

Horario: Lunes a domingo de 12 a 00 horas.

U.T.A. (Unión de Trabajadores Anarquistas)

Su perfil “subterráneo” es relativo, pues a esta casona de tres pisos y maderas crujientes, llena de salones laberínticos, ya no sólo acuden los afines a la cultura gótica, punk, metal y psychobilly, sino miles de curiosos, vestidos no precisamente de negro, para bailar con la ochentera música oscura que ponen sus dj, y beber en sus dieciséis barras. Los jueves hay cine a las ocho de la noche; los viernes se afresa (es un decir), pero los sábados los vampiros están a todo lo que da.

Terraza del Centro Cultural de España

Su entrada libre atrae a hordas de jóvenes para bailar o escuchar en vivo buen indie, desde las nueve de la noche (antes, es restaurante de tapas): jazz los miércoles, rock los jueves y electrónica los viernes y sábados. Como centro cultural que es, su actual administración apuesta por refrendarse más como foro propositivo que como mero antro. Edificio “libre de humo”, su hermosa vista, sus murales mutantes, su fusión arquitectónica y exposiciones, hacen de éste un espacio único, harto agradable.

Páginas

Subscribe to RSS - Bares