Casa del Conde de San Bartolomé de Xala

Mandada a construir por el conde de San Bartolomé de Xala en 1763, esta casa ocupa un lugar importante por el simple hecho de que su arquitecto, Lorenzo Rodríguez, también fue constructor del Sagrario Metropolitano. De su destreza barroca aún quedan huellas. Una estructura de tres niveles, con fachada de tezontle y cantera labrada, revolotea en ventanas que alternan con incrustaciones de tezontle rojo y negro. Su interior evoca claramente la vida de la servidumbre en la parte baja —cocheras, portería, caballerizas, cuartos y cobertizo—, y en lo alto, la habitación de la familia Xala. Un patio principal, enmarcado por pasillos en tres de sus lados, que se acentúa con los dos arcos que los sostienen (en uno de ellos está inscrita la fecha de inicio y fin de la construcción, así como el nombre del arquitecto). En el segundo patio, como era la costumbre en las casas nobiliarias, se instalaban los cuartos para la servidumbre femenina, además de las letrinas y placeres. Las escaleras exudan esplendor: además del rodapié de azulejos que las recorre, el ascenso está vigilado por la inusitada escultura de un sirviente negro ataviado al estilo dieciochesco. Se ha supuesto que los balcones y el pretil de arcos invertidos de la azotea son posteriores; asimismo, luego de que en el siglo XIX la casa fuera deshabitada, se subdividió y se le agregaron accesorias comerciales que resaltan la mirada perdida de los angelitos que observan desde lo alto.

Ubicación: 
Venustiano Carranza 73, colonia Centro, Ciudad de México.