Templo y Capilla de la Concepción

Este convento de monjas concepcionistas se ubicaba en el antiguo barrio indígena de Santa María Cuepopan. Los horarios de las rejas del convento eran conocidos entre los vecinos; se decía que en el momento en que cerraban, también se cerraba la ciudad. Frente al convento, en la plazuela, se halla la pequeña Capilla de la Concepción que data de principios del siglo XVII. Las seis caras que la conforman están expuestas a la vista, y su portada barroca, que ocupa uno de los lados, es custodiada por dos óculos laterales. Su bóveda semiesférica le da un toque volátil al arco que representa a San Francisco y a los dos símbolos marianos que se hallan en los extremos del friso. La capilla quedó al cuidado de las monjas de la Concepción hasta que el convento fue clausurado.

Existe la creencia de que a finales del siglo XIX se le llamaba La Capilla de los Muertos porque servía como depósito mortuorio para los pordioseros, historia poco creíble aun cuando nunca ha dejado de estar rodeada por indigentes a los que la iglesia ha dado alimento por mucho tiempo. Durante el gobierno de Calles, se instaló en ella una biblioteca, sin grandes resultados. De su interior barroco no queda absolutamente nada; sin embargo, su presencia nos habla tanto de una geometría barrial como de la devoción de un culto que evitó que fuera derrumbada. Al lado izquierdo de su portada se hallan unas casonas típicamente porfirianas.

Ubicación: 
Belisario Domínguez 5, colonia Centro, Ciudad de México. Esquina con Callejón del 57.

Mapa

Javascript is required to view this map.