Corredor Peatonal Cultural Regina

Por: 
Ricardo Garza y Marcela Vargas

En los últimos años, algunas áreas de la ciudad de México han sido transformadas estética y culturalmente para recuperar su condición de espacios públicos. La instancia encargada de estos proyectos es la Autoridad del Espacio Público, coordinada por el arquitecto Daniel Escotto. Una de estas zonas es el Corredor Peatonal Cultural Regina.

Gante, Motolinía y Palma conformaban una pedacería aislada de pasos peatonales en el primer cuadro. Para cambiar esto, en 2008 el Fideicomiso del Centro Histórico hizo peatonal la calle de Regina. Fue el primer caso de un eje sin automóviles exitoso. Se remozaron 10 fachadas, se instaló un área de juegos infantiles y se creó una "casa del vecino". De acuerdo con la Coordinación Urbana de la Secretaría de Obras y Servicios, la creación de este corredor cultural alcanzó un costo cercano a los 55 millones de pesos. Los trabajos incluyeron la rehabilitación de 9 mil 400 metros cuadrados de piso, el cambio de la tubería de drenaje y agua potable a lo largo del corredor, y la instalación de 130 bancas.

Se proyecta también en el número 66 de Regina la creación del Museo de las Libertades Democráticas y los Derechos Humanos, a cargo de la activista Rosario Ibarra de Piedra.

Hoy en día, la calle tiene una atmósfera de barrio tradicional, con cafeterías, bares y fondas que extienden sus mesas y sillas hasta el exterior. El cambio propició la gentrificación de la calle y que se mudaran artistas, escritores y creativos. Por las noches, músicos callejeros amenizan la experiencia en esta calle resucitada.