Exploración a pie

Por: Jesús Rodríguez Petlacalco
13 Marzo 2015
18:59

¿Cuántos barrios del mundo pueden preciarse de ser objeto de estudio a través de un seminario propio?

La Merced lo tiene. Nuestro amado y generoso barrio ha dejado de ser sólo ese limitado referente de comercio, gente, empujones y hasta uno que otro estigma.

Por: Armando Ramírez
27 Febrero 2015
13:50

Los aztecas le llamaban el lago de la Luna, y sobre el islote en donde dice la leyenda se posó sobre un nopal una águila devorando una serpiente, le llamaron el ombligo del universo.

Es decir el espacio sagrado estaba predestinado por los dioses para que aquí fuera México Tenochtitlan, el espacio a donde convergen los tiempos y las historias, las pasiones y los rencores, el quién vive mexica y el relajo chilango.

Por: Jesús Rodríguez Petlacalco
17 Febrero 2015
13:32

“El concepto de CONVERSI, nace de buscar cómo dar ese mensaje a la gente que es el poder vivir más saludable, poder tener esa energía, ese vigor,  que ultimadamente hacemos posible nosotros con nuestras decisiones, aprovechando todo aquello que se puede hacer a partir del trabajo interno hacia fuera”.

Por: Armando Ramírez
5 Febrero 2015
19:35

Hace tiempo debió de ser nombrada la calle de Tacuba, corredor cultural, calle que en realidad comienza en la de Guatemala, a espaldas de Catedral, va de la Casa de las Ajaracas pasando por el Museo de la Imagen, el Centro Cultural España, la galería de la SCHP, la Biblioteca del Congreso, Museo de Economía, tianguis de libros usados, al Palacio de Minería, librería Universitaria, Munal, Galería Castillo, el Palacio Nacional de Correos y su museo de  numismática, sin contar con viejas casonas, tradicionales zapaterías, antigua panadería Vasconia, café Tacuba, todos esto y más centros d

Por: Antonio Calera-Grobet
30 Enero 2015
18:57

Salgo de nuevo al Centro. Al Centro Histórico, el epicentro de todo, ese entorno mítico al que me acerco en ocasiones nostálgico y en ocasiones eufórico. En fin, el Centro de siempre. El Centro en ocasiones abierto, en ocasiones cerrado, el Centro como moneda echada al aire, como la tierra del profundo misterio, el Centro de ayer, de hoy, de mañana, de ahora en adelante. Y juego con las palabras. Uno no se mete al Centro: uno lo acomete. Habrá pues en cualquier caso soltar las amarras más recónditas y atreverse, una vez más. Sígame querido paseante, a la cultura del país profundo, nuestro rostro menos imaginario y más rotundo. Escuchar, poco a poco, como comienzo, el plac, plac, plac de las pisadas, los secretos de sus viejas casonas, la sabiduría circular de sus ruinas arqueológicas, sus historias empedradas.

Páginas